¿Sueñas con viajar a Lisboa? Paisajes fantásticos, arquitectura única, comida sin igual y gente maravillosa son muchas de las cosas que harán que te enamores de la capital portuguesa y que te decidas finalmente por llevar a cabo tu viaje a Lisboa.


¿Cómo llegar a Lisboa?

Siguiendo las premisas de la lógica, la primera cuestión que tenemos que abordar en nuestra guía para viajar a Lisboa es cómo llegar a esta bella ciudad.

Avión: Lisboa tiene un aeropuerto internacional conocido como aeropuerto de Humberto Delgado. En él, operan numerosas líneas de bajo coste como Vueling o Ryanair con las que podrás visitar Portugal por precios increíbles. También podrás encontrar aerolíneas con mayor caché. Nuestra recomendación es que utilices Skyscanner para encontrar el vuelo que mayor se ajusta a tus necesidades en las fechas que tengas previstas.

Autobús: La empresa ALSA conecta varias ciudades españolas con Lisboa ¡En su página web podrás encontrar los diferentes itinerarios y sus precios! Es una buena alternativa para llegar por tierra a nuestro destino final.

Coche: Puedes ir con tu propio coche o echar mano de alguna empresa de alquiler de coches como SIXT, eso sí, hay que tener en cuenta que la gasolina es considerablemente más cara que en las gasolineras españolas.

Consejo para moverse por Lisboa: la ciudad tiene una tarjeta de transporte público que tiene una validez de 24 horas – desde que la validas por primera vez, no desde que la compras – sirve para metros, tranvías y autobuses y tiene un precio de 6’40 euros.

¿Dónde alojarse en Lisboa? – Una de las cuestiones más importantes para viajar a Lisboa.

La segunda cosa que trataremos en esta guía para viajar a Lisboa es el tema relativo al alojamiento. Recomendamos tres opciones diferentes, cada una ajustada a un presupuesto diferente.

  • Alojamiento barato: The Saints Suites. Este hostel es un tesoro en pleno barrio de la Estrella. Imaginad todos los siguientes adjetivos juntos y en un mismo lugar: limpio, moderno, bien ubicado y diciendo que el precio es buenísimo, nos quedamos cortos.
  • Alojamiento gama media: EXE Liberdade. A 200 metros de la Plaza del Marqués de Pombal y de la estación de metro con el mismo nombre se encuentra este hotel «tan cuco» de maravillosos precios, incluido en muchas de las selecciones de mejores hoteles de Lisboa al ser confortable y sofisticado a partes iguales.
  • Gama de lujo: Hotel Avenida Palace. Con vistas al Castillo de San Jorge y en pleno corazón de la ciudad está enclavado este hotel de cinco estrellas que es uno de nuestros preferidos porque guarda el lujo tradicional en su decoración sin perder de vista todo aquello que hoy en día busca cualquier viajero exquisito.
Guía para viajar a Lisboa
Hotel Avenida Palace Lisboa.

¿Qué ver en Lisboa?

Continuamos nuestra guía para viajar a Lisboa con una propuesta de todos aquellos lugares por los que debes pasear.

Mirador de Santa Lucía: Precioso mirador enclavado en el barrio de Alfama, con unas vistas inmensas y despejadas hacia la Ciudad de Las Colinas y el río. El acceso al mirador es totalmente gratuito y encantador. Tiene un jardín repleto de buganvillas y azulejos que te hará creer que estás en el paraíso. Recomendamos coger un café calentito en modo take away y disfrutarlo con las vistas del mirador de Santa Lucía.

Torre de Belém: El edificio más emblemático y famoso de todo Lisboa. Una bonita Torre militar y aduanera que se construyó en la desembocadura del Río Tajo allá por el Siglo XVI. No te puedes ir de Lisboa sin visitarla y sin sentarte a su alrededor a contemplar lo apacible que es ver la Torre sobre el río. No puedes hablar de viajar a Lisboa si no tienes en mente visitar esta belleza arquitectónica.

Horarios:

  • De mayo a septiembre: de 10:00 a 18:30
  • De octubre a abril: de 10:00 a 17:30
  • La Torre nunca abre los lunes.

Precios: el precio general es de 6 euros por persona. No obstante, existen descuentos para estudiantes con Carnet Joven, niños hasta 12 años, familias numerosas, jubilados y desempleados de la Unión Europea.

Viajar a Lisboa
Torre de Belém.

Monasterio Dos Jerónimos. El estilo arquitectónico manuelino imperaba durante el reinado de Manuel I de Portugal, allá por el Siglo XV y XVI y el Monasterio Dos Jerónimos es su máxima expresión, la cumbre de este movimiento artístico exclusivamente portugués.

La entrada a la Iglesia es gratuita, pero la entrada al resto del edificio sólo es gratuita el primer domingo de cada mes o para aquellos que han contratado la Lisboa Card, fuera de éstos ejemplos el precio de entrada al claustro son 10 € con descuento del 50% para los jóvenes y los mayores de 65 años. Vale inmensamente la pena hacer el desembolso para ver su hermoso claustro y sus jardines.

  • Llega a él con el Tranvía nº 15 o el Autobús nº 728.

Catedral de Lisboa: También conocida como La Sé. La encontrarás bajando por las calles del barrio de la Alfama y su entrada es totalmente gratuita, a destacar el rosetón que se eleva en su entrada, elemento gótico que contrasta con su esencia eminentemente románica, también recalcamos la paz que evoca y el clima de devoción que hay entre sus visitantes. Aparte de la zona litúrgica, puedes acceder también al claustro o al «Tesoro»; zonas que sí que son de pago pero que recomendamos visitar si cuentas con tiempo para ello.

Mercado da Ladra: Un lugar muy peculiar, similar a los antiguos rastros. Tiene su origen en las ventas que realizaban antaño los ladrones con los botines conseguidos. En él puedes encontrar todo aquello que te imagines, desde antigüedades hasta los últimos modelos del mercado de zapatos, pasando por todo tipo de reliquias que han podido encontrar los tenderos en sus casas – Creedme, he visto vender hasta copas de cristal rotas -. Totalmente recomendable pasar una mañana perdiéndose entre sus puestecitos y descubriendo lo que consideramos el lugar más curioso de Lisboa. Si a media mañana te entra hambre, en la parte alta del mercado hay bares y restaurantes de platos típicos lisboetas.

Castillo San Jorge: Un enorme castillo medieval asentado en la cima de la ciudad, en el barrio de Santa Cruz do Castelo. Su visita es perfecta para comenzar un día de turismo por Lisboa y deleitarte imaginando cómo debió ser en un pasado la vida dentro de Castillo y entre sus fortalezas. Puedes ver la ciudad en 360º y ordenar los puntos a visitar del día. Dentro hay una cafetería y atención: ¡muchos pavos reales que hacen su vida allí!

Plaza del Comercio: Es la Plaza Principal de Lisboa, reconstruida también tras el terremoto de 1755. Bonita e imponente, en ella puedes disfrutar de su cercanía al Tajo y de la gran cantidad de cafés y restaurantes que la rodean. La Plaza del Comercio es el punto donde converge toda la vida de la ciudad con toda su historia pasada; su visita es muy interesante y enriquecedora y en cada viaje a visita desearás volver a verla.

Guía para viajar a Lisboa

Puente 25 de abril y Puente Vasco de Gama: El primero es el puente colgante más largo de Europa con una longitud de casi 3 kilómetros de largo y el segundo es el puente – a secas – más largo del continente, alcanzando los 12 kilómetros de longitud. Seguro que algunas vez has visto o has escuchado hablar de estas dos admirables obras de ingeniería civil.

Elevador de Santa Justa: Visita obligada. El ambiente antes de subir es maravilloso. A pesar de haber cola, la mayoría de veces se suele amenizar gracias a músicos callejeros que dan un toque bohemio al lugar. Una vez subas, tendrás Lisboa a tus pies. Suele abrir hasta pasadas las diez de la noche, por lo que es una forma cómoda y agradable de obtener una panorámica de la ciudad iluminada; algo totalmente sorprendente.

Convento do Carmo: Quizás leas las palabras «antiguo convento derruido» y no se te remueva nada por dentro ¿Pero si te decimos que este lugar es la gran sorpresa que se llevan muchos turistas al conocer Lisboa, cambiarías de opinión? Hasta el arrollador terremoto de 1755 este era el Convento más importante de la ciudad y hoy, es el claro ejemplo de un edificio que guarda la majestuosidad de sus orígenes y cuyo techo son el cielo y las estrellas ¡Sólo hay que ver las fotografías!

Precios:

  • Niños hasta 14 años: Gratis.
  • Adultos: 5 euros.
  • European Youth Card y mayores de 65 años: 4 euros.
Convento do Carmo.

Mercado da Ribeira: Lo que un día fue un antiguo mercado donde se vendían los productos autóctonos de mayor calidad de toda Lisboa, hoy es una gran nave llena de pequeños puestos de grandes chefs y cocina de autor donde puedes degustar desde platos exóticos a unas increíbles croquetas de bacalao portuguesas. Time Out Market Lisboa es el nombre que recibe el lugar y lejos del reclamo turístico que pueda suponer, es un gran lugar donde juntarte con amigos y poder degustar cualquier especialidad que se te antoje. Su distribución, al tener grandes mesas centrales, permite que cada persona recurra al puesto de comida o bebida que más le llame la atención. Nuestro favorito: Confraria sushi.

¿Dónde comer en Lisboa?

Continuamos nuestra guía para viajar a Lisboa que un tema que no podemos pasar por alto y menos en un lugar con una gastronomía adorada e imitada en todos los rincones del planeta.

  • Versículo Do Faia: ¿Buscas una cena lujosa y romántica a un precio razonable? ¿Eres amante del pulpo a la brasa? Sin duda, has de probar este restaurante situado en el Barrio Alto que ha sido calificado como uno de los mejores especialistas del pulpo a la brasa de la ciudad. Es necesario reservar con antelación porque tiene mucha demanda y el local es pequeñito. La atención es insuperable y justo en el local contiguo hay una taberna de fado portugués ¡Ideal para experimentar las dos cosas en una misma noche!
  • Cervejaria Ramiro: Si quieres viajar a Lisboa y vivir auténticas experiencias gastronómicas, Ramiro es un must del buen marisco en esta ciudad. Nos aventuramos a decir que aquí podrás degustar el mejor marisco fresco a precios asequibles. El hecho de que sea la marisquería más famosa de la ciudad hace que el local suela estar siempre abarrotado, por tanto, la mejor opción es ir a horas poco concurridas o ir con paciencia y buena compañía; en la terraza hay un dispensador de cerveza de barril del que podrás servirte tú mismo para ameniza la espera.
  • By the wine: Local de decoración sublime especializado en vinos y en tapas de mercado – como tartar, pulpo a la brasa o un carpaccio bien aderezado -. Tiene mucho ambiente y es ideal para degustar buenos vinos maridados con tapas de calidad, la relación calidad-precio es insuperable. Recomendamos hacer reserva previa.
  • Chimarrao: Cerca del Parque de Las Naciones podrás encontrar este restaurante para llenarte de energía después de andar por las cuestas de Lisboa. Su especialidad son las carnes al estilo rodizio brasileño y tiene varias opciones de menú a precio cerrado – con todas ellas te quedarás satisfecho y contento de haber probado una de las mejores carnes del panorama -.
  • Taberna Sal Grosso: Un pequeño y ecléctico local de moda que te podrá parecer cualquier cosa menos tradicional. Moderno y desenfadado, su cocina de mercado junta la vanguardia con las recetas tradicionales portuguesas. Recomendamos reservar con anterioridad porque el local tiene pocas plazas.
  • Restaurante Cervejaria O Prado: Los restaurantes de toda la vida siempre tienen algo muy positivo ¡No fallan nunca! Lugar sencillo y sin pretensiones que te dejará sin palabras. ¡No olvides probar sus berberechos ni sus mejillones al estilo español! Querrás usar todo el pan para no dejar ni un resquicio de sus salsas.
  • Baia Do Peixe: En Campo Pequeño encontrarás este rincón especializado en productos del mar frescos. Para comer mariscadas, rodizios de marisco o pescado en cualquiera de sus vertientes. Acompaña tu elección de un vino blanco et violà. Imprescindible no perderse lo curioso que es el entorno y lugar de Campo Pequeño (Una antigua Plaza de Toros habilitada como centro comercial).

Planes que no puedes perderte en Lisboa:

Coge tu bitácora de viajes y apunta estos planes; no dejes ningún recoveco de esta ciudad por conocer y haz que tu viaje a Lisboa sea lo más completo posible.

  • Time Out Market Lisboa: Como ya hemos explicado anteriormente, está situado en el Mercado da Ribeira. Es un moderno lugar de reunión de la sociedad lisboeta. Siguiendo con la idea ya instaurada en ciudades como Nueva York o Madrid. Desde buen vino verde a cervezas frescas acompañados de un buen picoteo; no hace falta que os pongáis de acuerdo todos los visitantes, ya que cada uno puede escoger en qué puesto quiere degustar la especialidad ofrecida y reservar la comida allí. Sólo hará falta que encontréis un sitio conjunto en las grandes mesas situadas en e centro de la nave – sobre todo a última hora de la tarde, que es cuando más lleno está -. Totalmente recomendable a los amantes del turismo gastronómico.
  • Terraza Topo: En el último piso del Centro Comercial Martim Moniz, podemos encontrar tanto un sofisticada restaurante como una terraza descubierta donde podrás probar los mejores cócteles y tapas con vistas a las colinas lisboetas. El ambiente es muy agradable; desde la música al personal, que no dudarán en recomendarte y en darte información sobre todas sus opciones.
  • Pastéis de Belém: Aunque puedes encontrar pasteles de Belém en cada confitería de la ciudad, recomendamos ir a Pastéis de Belém para probar la receta más genuina y conocida del país. Te sorprenderá lo grande y laberíntico que puede llegar ser el local, ya que si lo juzgas por su fachada puedes creer que estás ante un local pequeño y sencillo. A veces hay cola ¡Pero merece la pena! Date una vuelta por dentro de la confitería hasta llegar al obrador donde podrás ver a través de un cristal cómo realizan estos famosísimos dulces.
  • LX Factory: en mitad de una antigua fábrica puedes encontrar este oasis de modernidad en una ciudad que destaca por mantener el tradicionalismo en sus calles y arquitecturas. Desde puestos de comida moderna, tiendas bohemias y alejadas de cualquier expectativas, enclave privilegiado que te regala atardeceres preciosos… Sin duda, un 10 para aquellos viajeros con alma bohemia, también para los amantes del arte urbano o de la fotografía diferente.
  • Pink Street Lisboa: The Pink Street, más conocida como Rua Nova Do Carvalho es la calle más fashion de toda Lisboa. Por el día: llena de arte y de locales que hacen apología al ya conocido estilo hipster. Por la noche: uno de los lugares con más marcha y movimiento ¡Atrévete a conocerla!
Viajar a Lisboa

 

Tres cosas que debes saber sobre Portugal antes de visitarlo:

  • Los portugueses son extremadamente amables y serviciales. La palabra obrigado/a siempre está en sus bocas. Te tratarán con mucho respeto y educación seas quien seas y vengas de donde vengas.
  • ¡Nunca digas en un restaurante que algo está exquisito! Para ellos, la palabra esquisito significa que es raro. Aunque tus intenciones sean las de alabar al chef, ellos podrían malinterpretarlo y sentirse ofendidos.
  • Lisboa está llena de cuestas y bajadas y también pequeñas callejuelas ¡QUE NO CUNDA EL PÁNICO! Al principio puede ser un poco dificultoso, y más si vives en una ciudad plana, pero luego se convierte en un ejercicio maravilloso para tus piernas y bajar las cuestas… es todo un placer. En caso de que tengas problemas de movilidad, la ciudad está perfectamente conectada; así que no hay excusa que valga ;).

Y hasta aquí nuestra guía para viajar a Lisboa. Si también estás interesad@ en visitar Oporto ¡echa un vistazo a este enlace!


 ¡Artículo sobre los mejores barrios de Lisboa donde alojarse!

 Vuelos a Lisboa al mejor precio.

 Enlace a los mejores hoteles en Lisboa.

 ¡Viaja seguro con seguros Intermundial!

 Coches de alquiler con Sixt.

Categories: Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *