Estambul es una de las grandes joyas del mundo. La ciudad de las mil mezquitas, la ciudad que fusiona Europa y Asia. La ciudad de la magia, de las luces o de los atardeceres en el Bósforo. Nadie puede quedar indiferente ante esta gran capital. ¡Aquí dejamos algunos consejos para recorrer Estambul y algunas pinceladas para organizar tu viaje!

 

¿Cómo llegar a Estambul?

Avión: Aunque Estambul sea una ciudad segura, lo cierto es que hace fronteras con diversos países convulsos, por lo que la mejor opción es descartar entrar en ella en coche u otros medios que van por tierra, de manera que la mejor opción es entrar en avión  ¡Que también es el medio más cómodo y rápido! Utiliza Skyscanner para encontrar los billetes de avión más baratos y los que más se acoplan a las necesidades de tu viaje.

En Estambul hay dos aeropuertos:

Aeropuerto Internacional Atatürk. Es el aeropuerto más grande y el más cercano a la ciudad de Estambul. Opera con mayor cantidad de aerolíneas y países y la conexión con la ciudad es mucho más sencilla. Aquí dejamos el enlace a un artículo que explica cómo llegar a Estambul desde el aeropuerto de Atatürk.

– Aeropuerto Internacional Sabiha Gökcen. Este aeropuerto es un poco más pequeño que el anterior, pero operan numerosas aerolíneas de bajo coste en él, por lo que escogerlo posiblemente sea una buena opción para ahorrar en tu vuelo. Artículo sobre cómo ir de Sabiha Gökcen a Estambul. 

CONSEJO: Hay muchos hoteles que ofrecen servicio privado de traslados entre el aeropuerto y el hotel. Quizás no sea la opción más económica pero puede constituir una alternativa segura, cómoda y personalizada.

 

¿Qué documentación es necesaria?

Documentación: Para entrar en Estambul es necesario llevar tanto un pasaporte en vigor como un visado de turista para visitar la ciudad. Se deberán presentar ambos documentos en la aduana del aeropuerto de llegada para que los funcionarios nos pongan el cuño pertinente, es un trámite fácil pero suele llevar un rato. Puedes obtener el visado online Aquí – Página de solicitud de Visados Electrónicos de la República de Turquía, tiene un coste aproximado de 20 dólares.

Seguro de viajes: Siempre recomendamos contratar un seguro de viajes privado por cualquier problema que pudiese suceder durante el viaje a Turquía. Intermundial es una aseguradora referente en el mundo de los viajes por la confianza y profesionalidad que brindan.

 

¿Dónde alojarse en Estambul?

Alojarse en Estambul no debería ser ningún quebradero de cabeza, puesto que la oferta hotelera de esta ciudad es muy grande y además por lo general goza de bastante calidad. Te recomendamos que eches un vistazo a nuestro artículo LOS MEJORES HOTELES DE ESTAMBUL si quieres coger ideas de cuáles son los alojamientos más exclusivos y mejor valorados de la ciudad.

CONSEJO: Utiliza el buscador de Booking haciendo click aquí, y descubre de todas las opciones posibles cuál es la más idónea para ti. Si lo que deseas es contratar mediante agencia el viaje a Estambul, en este enlace encontrarás las mejores ofertas de la agencia Logitravel actualizadas.

 Reserva aquí en el Ciragan Palace Kempinski.

 

¿Qué ver en Estambul?

Museo Haagia Sofía. Santa Sofía de Constantinopla se ha convertido en un gran símbolo para la ciudad de Estambul y es la joya de su Skyline. Ha sido basílica bizantina, mezquita y ahora se ha convertido en un precioso museo y en una visita obligatoria para todos aquellos que viajan a Estambul. Las entradas se compran en las taquillas que hay en la entrada. Recomendamos siempre visitarla a primera o última hora del día para evitar grandes masas de gente. 

Palacio Topkapi. Este precioso palacio es algo así como La Alhambra turca, era la antigua residencia de los sultanes y su belleza no es más que el reflejo del esplendor que en su día tuvieron. Edificios y jardines preciosos hacen mágico este lugar. Imprescindible visitar el Harem donde convivían las concubinas del Sultán. 

La Mezquita Azul. La Mezquita Azul es la Mezquita más importante de la ciudad y quizás también, una de las más imponentes del mundo. Cuenta con seis minaretes y con un interior lleno de azulejos de color azul que dan nombre a esta edificación tan conocida. La entrada a la mezquita es totalmente gratuita y se cierra a los turistas a la hora de la llamada a la oración. Para entrar es necesario descalzarse e ir vestido adecuadamente; siendo obligatorio para las mujeres cubrirse el pelo y los hombros, en caso de no llevar pañuelo, en los jardines de la Mezquita hay puestos donde te prestan un velo gratuitamente.

Gran Bazaar. El Gran Bazaar es uno de los grandes esenciales de Estambul, ya que es uno de los grandes centros neurálgicos de la ciudad, que muestra a la perfección cómo es Estambul en la actualidad. Con más de 60 calles y más de 3.600 puestos, el mercado más grande de la ciudad se convierte en el plan perfecto para los amantes de las compras. Pasea por él y… ¡a regatear!

El Bazar de las Especias. Otro gran mercado de Estambul, mucho más tranquilo y pequeño que el Gran Bazaar, pero único y precioso. Es imprescindible visitarlo y enamorarse de él.

Mezquita de Ortaköy. A pesar de ser una mezquita pequeña, está en el top 3 de las más bonitas de la ciudad. Se adentra en las orillas del Bósforo y tiene un interior precioso. Contemplarla es una maravilla, sobre todo al atardecer.

Paseo por el Bósforo. Pasear por el Bósforo te permitirá contemplar con mayor amplitud el que es uno de los skyline más bonitos del mundo y y podrás conocer en mayor profundidad la grandiosidad de Estambul y de los edificios y vistas que se asientan en el Bósforo. Los tickets se compran en el propio puerto – cerca de la parada de Eminönü -. Recomendamos siempre hacer excursiones que duren más de una hora e ir bien abrigados puedes contemplar mejor los paisajes desde las zonas descubiertas. También hay cruceros que realizan la travesía del Bósforo y se amenizan con cenas y espectáculos, los cuales son totalmente recomendables si buscas un plan divertido o romántico. 

 Torre Gálata. Subir a la Torre Gálata te permitirá descubrir la inmensidad de la ciudad de Estambul, ya que es considerablemente más alta a la media de los edificios que hay en las zonas más antiguas de Estambul. Además ¡No te tienes que preocupar por los escalones! Se sube hasta el penúltimo piso en ascensor, donde hay un precioso restaurante con vistas panorámicas. Una vez arriba, sólo hay que disfrutar. La Torre Gálata se encuentra en una pintoresca placita con ambiente joven y bohemio, por lo que puedes aprovechar la visita para tomar algo en un lugar diferente.

Parque Sultanahmet. Este parque separa los dos edificios más majestuosos de Estambul: Santa Sofía y La Mezquita Azul. Visitar este parque de noche o comer algo de algún puestecito ambulante y sentarse a disfrutar del paisaje es simple y llanamente un placer.

Puente Gálata. Este es el puente más famoso de Estambul y se encuentra en pleno Cuerno de Oro. Recomendamos cruzarlo por arriba y disfrutar de los restaurantes que hay en la zona de abajo. Allí encontrarás marisco fresco a muy buen precio y los auténticos bocadillos de caballa de Estambul (plato típico recomendadísimo).

La Torre de La Princesa (Kiz Kulesi). En mitad del Bósforo encontraremos una torre que según dice la leyenda se construyó por mandato de un Sultán para evitar la muerte de una de sus hijas, a quien le habían vaticinado que moriría joven. Actualmente en ella hay un restaurante.

Palacio Dolmahbaçe. Fue la residencia de los sultanes durante sus últimos años de reinado. Es un edificio imponente, lujoso y lleno de magia y suntuosidad. Es una residencia imperial que tiene una famosa puerta que da al mar… Un edificio imperial único en el mundo que vale la pena visitar. Eso sí, tiene fuertes medidas de seguridad; solo puede visitarse con guía y no pueden realizarse fotos en su interior. No obstante, merece totalmente la pena.

Cisterna Basílica. Llena de luces y de columnas de antiguas edificaciones que se consideraban paganas, La Cisterna Basílica es una construcción que se realizó en tiempos de Justiniano para almacenar agua. Hoy en día es un lugar precioso y cubierto de un aura especial que conforma uno de las grandes sorpresas que se lleva la gente de Estambul, ya que no es lo típico que esperaríamos encontrar en esta ciudad. Totalmente recomendable ver algún espectáculo de danza en este lugar.

Mirador de PierreLotti. Si dispones de tiempo para visitar Estambul, recomendamos encarecidamente subir en teleférico a este mirador y contemplar el atardecer desde allí. Hay bares y restaurantes que harán más bonita todavía la visita. ¡No te arrepentirás!

Excursiones desde Estambul.

Si cuentas con tiempo de sobra y quieres visitar algún lugar al margen de Estambul, hay una gran oferta de posibilidades que te permitirán conocer mejor Turquía. Eso sí, recomendamos hacer excursiones en estancias mínimas de seis días, debido a que Estambul es una ciudad muy extensa y requiere de al menos cuatro o cinco días para poder conocerla medianamente bien. El tiempo de planificación de las excursiones dependerá de la lejanía o cercanía de los destinos con respecto a Estambul.

Capadoccia. Todo el mundo ha oído hablar de este magnífico lugar, ya que los últimos años se ha hecho muy conocido debido a lo maravillosos que son sus paisajes y a la gran experiencia de poder sobrevolar el valle en globo aeroestático. Lo cierto es que Capadoccia y Estambul se encuentran a una distancia de 750 km, por lo que si tienes la idea de visitarla, recomendamos pasar varios días allí. Encuentra tu hotel ideal en Capadoccia.

También se recomiendan otras excursiones como Éfeso, Izmir, Troya, Antalya o Islas Príncipe.

Comida en Estambul.

Comer bien y barato en Estambul no será ningún problema. La comida de esta ciudad es riquísima y muy variada, por lo que es fácil que contente a todos los paladares. ¿Vamos allá con una lista de platos típicos?

El kebab. El kebab es mundialmente conocido es originario de Turquía. Probablemente lo hayas probado antes de tu viaje, pero no tendrá nada que ver con el auténtico kebab turco – que además se vende a precios muy asequibles -.

Tasti kebab. Aunque suene de manera parecida al kebab, es un plato muy diferente. Consta de carne y verduras que te cocinan a fuego en directo dentro de un botijo de barro que rompen delante tuyo. Se suele acompañar con arroz y patatas. Aunque su precio es un poco más elevado que el kebab normal, vale la pena ver el espectáculo que hay en torno a su preparación.

Sopa de lentejas. En casi todos los restaurantes suelen servir «sopa del día», que la mayoría de veces coincide que una rica y caliente sopa de lentejas.

Hummus. El hummus es puré de garbanzos cocidos aderezado con especias y otros condimentos. Un imprescindible de Estambul y de la cocina otomana, ya que es sabroso y saludable a partes iguales.

Marisco. Siempre es un buen día para darse un festín y más si es de marisco. Estambul es una ciudad marítima y por tanto en ella es fácil encontrar pescado fresco y de calidad.

Bocadillos de caballa. Aunque suene extraño están de rechupete, además son muy populares y socorridos. Se sirven en muchos sitios y su precio a veces no llega al euro.

Patatas rellenas a la turca. Una joya del takeaway en Estambul. Las patatas a la turca están cocidas y se llenan a rebosar de aquellos ingredientes que tú eliges. ¡Buenísimas y baratísimas!

Cordero. El cordero es quizás la carne más consumida en Turquía y por eso han hecho de él un plato exquisito y maravilloso.

Comida Otomana. Imprescindible dedicar una comida o cena a conocer la auténtica cocina tradicional turca. Hay restaurantes especializados en su totalidad a este tipo de comida y son una muy buena opción para probarla.

Yogur Salado. Sí, has leído bien, en Turquía se bebe el yogur salado. ¡Cuestión de gustos y culturas!

Helados turcos. Los helados no sólo están riquísimos sino que además, los sirven de una forma muy especial, compruébalo por ti mismo/a.

Baklavas. La baklava es un postre típico de Estambul. Muy dulce y muy rico, sus ingredientes son pistacho, chocolate y miel. ¡Ideal para los golosos!

Té y café turco. Dos grandes bebidas extendidísimas en todo el mundo. Aunque eso sí, nunca las habrás probado igual. Sobre todo el café tiene fama de ser muy fuerte, por lo que en los sitios turísticos no suelen servir el auténtico café turco sino otro más comercial.

Curiosidades sobre Estambul.

    • El idioma oficial es el turco, considerado uno de los cinco idiomas más difíciles del mundo.
    • En 2015 Turquía bloqueó el acceso a Twitter y a Youtube.
    • Es un país musulmán, por lo que suena la llamada a la oración cinco veces al día.
    • Hay tradición de leer el futuro en los posos del café.
    • Es la única ciudad que se sitúa en dos continentes diferentes: Europa y Asia.
    • La ciudad está llena de preciosos tulipanes.
    • Es la ciudad más grande de Europa y además, cuenta con más de 15 millones de habitantes.
    • Es habitual el turismo estético en Estambul; sobre todo en lo que respecta a los implantes capilares.
Categories: Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *