GUÍA DE MARRAKECH:

Marrakech es una de las ciudades más impresionantes del Norte de África. Es una ciudad, que a pesar de estar muy adaptada al turismo, no pierde su propia e increíble esencia. Es el mejor lugar para experimentar un choque cultural y para disfrutar del exotismo, pues está bastante cerca de España a pesar de situarse en otro continente. Viajando a Marrakech, subirás al avión, y tras las 2 ó 3 horas de trayecto, bajarás y de darás cuenta de que te has teletransportado a un mundo totalmente diferente al Occidental.

 

 

¿Cómo llegar a Marrakech?

Avión: Marrakech sólo tiene un aeropuerto (Marrakech Menara). Donde por suerte operan bastantes compañías aéreas de bajo coste, por lo que podrás encontrar vuelos baratos desde varias ciudades ¡Aprovecha! Nuestra recomendación siempre es utilizar Skyscanner, porque permite comparar qué días del mes son más baratos y además, da la opción de combinar vuelos de diferentes aerolíneas para viajar lo más barato posible.

Barco + Autobús: Esta opción no es la más cómoda pero quizás sí es la más aventurera. En el sur de España hay varios puertos, como Motril o Algeciras,  que movilizan ferrys y otro tipo de embarcaciones para hacer el trayecto España – África. Con estos barcos, llegarías a la costa del Norte de África o a Ceuta y Melilla. Desde ahí, hay diversos autobuses que parten rumbo Marrakech. 

 

¿Qué documentación es necesaria?

Es necesario llevar pasaporte en vigor, que tenga al menos validez para los próximos seis meses. El pasaporte deberán ser cuñado en el propio aeropuerto a la entrada y a la salida del país. Además, a la llegada al aeropuerto de Menara deberéis entregar un formulario muy sencillo que pregunta cuestiones personales y otras sobre vuestra estancia en Marrakech. 

Al estar en África, no es válida la tarjeta sanitaria europea, por lo que es preferible contratar un seguro de viaje para cualquier imprevisto que pudiese suceder. Intermundial – Link a seguros de viaje.

 

¿Dónde alojarse en Marrakech?

En Marrakech hay dos tipos de alojamientos: Riads y Hoteles. Para todos los visitantes quizás este sea el eterno debate, nosotros te damos una solución: escoge lo que te apetezca en función de tus necesidades. Ambas opciones son muy buenas y tienen muchos pros a valorar.

Los Riads te ofrecen una auténtica experiencia marroquí porque son palacetes reformados y acondicionados como hoteles, tienen las mejores ubicaciones y suelen ser pequeñitos, por ello mismo el trato es personal e inmejorable. Algunos cuentan con pequeños spas o te preparan comidas y cenas típicas explícitamente para la ocasión si lo solicitas de antemano.

Mientras que los Hoteles constituyen la mejor opción para aquellos que viajan en familia o buscan relajarse y tener todos los servicios hoteleros más a mano. Salvo algunos, no suele haber hoteles en el centro de La Medina, por el contrario están más apartados y suelen tener todo tipo de comodidades: Spas más grandes, desayunos más variados, piscinas, bares, restaurantes, etc.

CONSEJO: Utiliza el buscador de Booking haciendo click aquíy descubre todas las opciones que hay. También puedes tomar ideas de nuestro artículo El mejor alojamiento de Marrakech (Link).

Si lo que buscas son paquetes, circuitos y viajes combinados más baratos, te recomendamos la agencia de viajes online Logitravel.

 Four Seasons Resort Marrakech (Reserva aquí).

 

¿Cómo moverse por Marrakech?

Para hacer el traslado del aeropuerto al hotel y viceversa, tanto los Riads como los hoteles suelen tener su propio servicio privado de transporte/transfer. Habla con la gerencia de tu lugar de alojamiento con antelación para contratar el servicio. Puede ser una opción un poco menos económica que las demás, pero es la más cómoda y segura.

Taxis en Marrakech: Es un transporte cómodo y sencillo de utilizar. Eso sí, recomendamos convenir bien – por escrito si es posible – tanto la zona como el precio del trayecto de antemano, con el fin de evitar futuros problemas y sorpresas.

Autobuses en Marrakech: algunos pertenecen a la empresa española Alsa, otros son autóctonos y están en muy buen estado, sin embargo hay también algunos autobuses bastante antiguos. Lo que sí que verás en todo tipo de autobuses son dos cosas: lo llenos que están siempre y lo baratos que son. Aquí te dejamos la web «Checkmybus» donde podrás comprobar las rutas de autobús que hay en la ciudad de Marrakech. También cabe la posibilidad de coger un bus turístico, típico en muchas ciudades, siendo esta una buena opción para hacer un recorrido rápido por los puntos más turísticos de la ciudad. Civitatis: Autobús turístico de Marrakech.

 

¿Qué ver en Marrakech? Listado de lugares imprescindibles:

– Plaza de Jamaa el Fna. 

– Zoco de Marrakech.

– Mezquita Koutubia.

– Madrassa Ben Youssef.

– Le Jardin Majorelle.

– Le Jardin Secret.

– Teatro Real de Marrakech.

– Museo principal de Marrakech.

– Barrio de Los Curtidores.

– Tumbas Saadíes.

– Palacio Badí.

– Palacio Bahía.

– Hotel La Mamounia.

 

¿Qué comer en Marrakech? 

La comida tradicional marroquí es una exquisitez y uno de los grandes motivos por los que visitar el país. En Marrakech, la oferta de restauración es muy grande. ¿Vamos con algunas recomendaciones?

Comida típica marroquí que no te puedes perder:

Cous cous. Tajine. Zumos caseros de granada y naranja. Msemen. Ensalada marroquí. Pastas árabes. Té moruno.

 Cous Cous.

Algunos de los mejores restaurantes en Marrakech:

Restaurantes baratos: Amal, La cantine des Gazelles, Cuisine de Terroir, Roti D’or. 

Restaurantes de precio medio:: Libzar, Palais Dar Soukkar, Dar Cherifa, Bagatelle, Nomad.

Restaurantes de lujo: Restaurant du Red House, Comptoir Darna, Azar, La Maison Árabe.

¿Excursiones desde Marrakech? 

Cascadas de Ouzoud: A tres horas de Marrakech se encuentra Ouzoud, un poblado Bereber que está de camino al Atlas. La excursión consiste en ir andando hasta las Cascadas, cruzarlas, y comer en uno de los restaurantes de allí, con vistas a las propias cascadas.

Essaouira: Essaouria es una preciosa y pequeña localidad de pescadores que está a los pies del mar. Es otra de las muchas excursiones de un día que se ofertan en las agencias locales de Marrakech. Es la opción perfecta si deseas visitar un pueblo costero tranquilo para desconectar durante un día

Chefchaouen: Chefchaouen es la perla azul de Marruecos. Es un pueblo cuyas casas y calles están enteramente pintadas de azul que ha creado un reclamo turístico muy grande. Verlo en fotos es precioso, ¡Pero mejor es vivirlo! Está un poco lejos de Marrakech, por lo que la opción ideal es pernoctar el Chefchaouen o alrededores una o dos noches.

Ait Ben Haddou: Si buscas pasar una o dos noches en el desierto, Ait Ben Haddou es la mejor opción. Películas como Lawrence de Arabia o Gladiator se han rodado allí. Lo habitual es visitar primero el pueblo de Ait Ben Haddou – una kasbah amurallada hecha con arcilla – que es simple y llanamente increíble y más tarde, se realiza una excursión a camello hasta el desierto, donde se pasa la noche en jaimas al más puro estilo bereber. 

CONSEJO: Caben varias opciones. Contratarlas previamente al viaje con empresas como Civitatis o Get Your Guide. Contactar con el Riad/Hotel en el que has decidido alojarte, ya que muchas veces ellos mismos se encargan de la gestión de la excursión. O directamente acudir a alguna agencia local de actividades, las cuales tienen precios más baratos y te ofrecen la posibilidad de regatear allí mismo. 

Experiencia única: visitar un Hammam.

Un Hammam es un baño tradicional árabe. Son baños públicos donde se realizan rituales de limpieza, aunque en la cultura árabe simbolizan también un punto de encuentro social. Se te realizará una exfoliación y limpieza corporal y también te lavarán la cabeza, algunos hammam también ofrecen servicio de masajes. 

El precio de visitar un hammam puede variar mucho. Los tradicionales – que son los que emplean los locales – están separados por sexos y pueden costar entre 2 y 15 euros. Sin embargo, hay otros hammam que están construidos especialmente para turistas, el trato es personalizado y probablemente tengas una sala solo para ti, además; si eres hombre puedes entrar con una mujer y viceversa – son mixtos – el inconveniente es que el precio sube a unos 20 ó 30 euros por persona.

¿Qué idiomas se hablan en Marrakech?

El principal idioma es el árabe, aunque también se habla francés y los dialectos bereberes. No obstante, te sorprenderá la cantidad de idiomas que saben hablan las personas que se dedican al turismo en la ciudad; español, italiano, inglés…

 

La noche en Marrakech y salir por Marrakech:

En Marrakech también hay discotecas y zonas de ocio nocturno. ¿Cuáles son las diferentes opciones?

Discotecas: Sí, en Marrakech también hay discotecas. De hecho, hay franquicias de discotecas muy conocidas como «Nikki Beach» o «Pachá», también hay otras como Silver, o Theatro Club.

Zonas con mayor ambiente: La Plaza Jamaa el Fna por la noche se transforma y se llena de luces, exhibiciones y música tribal. Esta opción es la más recomendable para salir un rato después de cenar. 

Marrakech tiene un distrito muy europeizado «Guéliz» donde encontrarás numerosos garitos y locales donde podrás jugar al billar, a los dardos, o juntarte con gente en un ambiente más joven y menos tradicional.

Casinos: Hay un casino que destaca por encima de todos el «Casino de Marrakech», aunque también el Hotel La Mamounia cuenta con un casino. Aquí, el lujo y la opulencia están a la orden del día. Ideal si quieres hacer un plan diferente durante tu estancia.

¿Alcohol en Marrakech? Al ser un país musulmán, no es habitual la venta de alcohol, pero aun así hay hoteles donde se puede conseguir de manera totalmente legal. Eso sí, el precio es más caro al habitual en cualquier país europeo o latinoamericano, pues junto con la consumición se debe abonar también una tasa especial.

 

Seguridad y problemas en Marrakech:

Marrakech es una ciudad segura, probablemente la más segura de Marruecos. Como en todas las ciudades del mundo – independientemente del continente – hay lugares más seguros que otros, pero todo está en informarse y tener precaución. Normalmente, los trabajadores de los hoteles y riads te informarán sobre qué zonas no son recomendables. Por lo demás, no hay que tener miedo a la ciudad; es un lugar precioso y exótico con gente muy amable y hospitalaria que te ayudará en todo lo que necesites.

En caso de tener algún problema en Marrakech, puedes contactar tanto con el personal de tu lugar de alojamiento para que te indique qué puedes hacer, como con organismos diplomáticos. Cada país tiene su propia embajada en Marruecos y también hay cónsules honorarios cuya función es echarte una mano ante cualquier problema que te haya podido surgir en el país.

 

¿Qué productos son típicos en Marrakech?

Comprar en el zoco de Marrakech es una experiencia única. El zoco está lleno de calles laberínticas llenas de pequeños comercios llenos al milímetro de todo tipo de objetos típicos – y también de falsificaciones de marcas mundialmente conocidas -. También encontraras puestos ambulantes en la propia Plaza Jamaa el Fna, ¡No olvides que se puede regatear y que probablemente el precio de salida sea mucho más alto al valor real!

Artesanías de piel: el trabajo con piel es típico en Marruecos. De hecho, cada ciudad suele tener una curtiduría (barrios donde se trabaja la piel), el olor a piel está por toda la ciudad y esto no es más que la prueba de la presencia que tienen los productos de piel en la ciudad. Bolsos, riñoneras, monederos, objetos de decoración o pelotas son algunas de las muchas cosas de piel que se ofrecen.

Tiendas de cosméticos: la cosmética marroquí es buena y mayoritariamente de origen natural. Hay muchos pequeños puestos donde podrás encontrar productos que no existen en ningún otro lugar del mundo. Si te apasiona la cosmética, en Marrakech encontrarás tu paraíso. Khol para los ojos, jabón negro para la exfoliación, peines marroquíes que masajean tu cuero cabelludo, pintalabios que cambian de color, aceite de argán, colonia en pastilla, máscara de pestañas hechas con ingredientes enteramente naturales… ¡Una maravilla!

Especias: Todo el mundo sabe que la comida marroquí es rica en especias y por esto logran ese sabor tan peculiar y exquisito. En Marrakech hay una Plaza dedicada enteramente a las especias – Place Des Épices – con tiendas llenas de color donde podrás comprar especias y tés a granel. Además, algunos de los restaurantes más conocidos de la ciudad se concentran en esta Plaza.

Bisutería: Es otra opción para llevarte un buen recuerdo de Marrakech. Aunque hay algunas joyerías en el zoco donde venden todo tipo de productos, es muy habitual ver puestecitos donde abunda la plata bereber, que se emplea para hacer bisutería con símbolos árabes; como por ejemplo la Mano de Fátima.

Objetos decorativos: la decoración árabe es un símbolo de la elegancia y el exotismo. Pues bien, Marrakech está repleta de tiendas donde podrás conseguir productos de decoración árabe a muy buen precio. Lámparas árabes, alfombras, fundas de almohadas y tapetes con motivos tradicionales… Nuestra recomendación es, que si llevas la idea de comprar objetos decorativos, lleves una segunda maleta para facturar para así asegurarte de que puedes transportar todos los objetos a tu país de origen. No obstante, hay algunas tiendan más selectas donde puedes contratar el envío a España, encargándose la tienda de gestionar todo.  

Algunas curiosidades sobre Marrakech:

– Es un país musulmán. Por tanto es un país diferente a los países occidentales. Es muy importante viajar con la mente abierta y siempre con el respeto por delante, ya que la cultura de cada lugar está hecha para las personas autóctonas de esa lugar. Es muy importante que como turistas respetemos lo que es ajeno.

– Se reza cinco veces al día. Por tanto, escucharás la llamada al rezo cinco veces al día y verás como la vida en las calles se paraliza por unos segundos. La llamada al rezo es un momento mágico donde el imán de cada mezquita se sube al minarete y canta como reclamo para que las personas del Islam vayan a rezar.

– A veces hay que pagar para entrar en los baños de los restaurantes, aunque ya hayas pagado comida o consumición. No suele haber un precio estipulado, puedes pagar tanto en su moneda (dírham) como en la tuya propia. Basta con dar una pequeña propina.

– En algunos aseos muy tradicionales no hay papel higiénico, sino que hay un pequeño grifo o manguera como método de limpieza. 

– Es habitual que los hombres caminen cogidos de la mano. Esto es una señal de respeto y amistad y nada tiene que ver con cuestiones sentimentales como estamos acostumbrados a ver en Occidente. En Marruecos, la homosexualidad todavía no está permitida ni a nivel legal ni social.

– El regateo es bastante usual. Puedes intentar que te vendan un producto más barato que el precio de salida – que normalmente será superior al valor real -.

– No hay ningún problema en subir en moto sin casco. De hecho, ¡lo raro es ver a los motoristas con casco! 

 

Categories: África

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *