Las Tierras Altas escocesas son un lugar repleto de naturaleza y de un pasado histórico alucinante. Por eso, han servido de inspiración a numerosos artistas; como a los creadores de la conocida serie «Outlander» o a Alice Munro en «La vista desde Castle Rock» libro premiado con un Nobel de literatura.
Lo que está claro, es que las Highlands no solo están repletas de verde y de formaciones geológicas que te quitarán el aliento, sino que en ellas todavía se respira la magia y misticismo de su pasado medieval.
 
Las Tierras Altas escocesas tienen diversos puntos de interés, esparcidos por toda la región. Es una escapada que se debe hacer a modo de «Roadtrip» para poder disfrutarla a tu aire y dedicarle el tiempo que desees a aquellos atractivos turísticos que más te gusten, puedes alquilar tu coche con la empresa Sixt o contratar tu viaje flexible con coche incluido mediante la agencia Logitravel: Viaje organizado por Escocia y las Highlands.
 
Para llegar a Escocia desde cualquier parte del mundo recomendamos utilizar el avión. La capital de Escocia es Edimburgo, pero a veces puede resultar más barato tomar vuelos a las ciudades de Manchester o a Glasgow. Para buscar los vuelos que mejor se acoplan a tu presupuesto y a tus fechas, recomendamos siempre el comparador de vuelos Skyscanner.


Primera parte: Stirling.
 
Stirling es una pequeña ciudad de 30.000 habitantes ubicada en las Highlands escocesas, ideal para hacer una excursión de un solo día o para pernoctar una noche durante la ruta. Abundan las edificaciones de piedra y el color verde, lo que nos evoca a la Escocia más auténtica y medieval (Ojo, solo a nivel estético, pues tiene una de las mejores universidades de la región).
 
¿Cómo llegar a Stirling?
Para recorrer Escocia la mejor opción es alquilar un coche y hacer la ruta por libre ¡Aunque tengas que acostumbrarte a conducir por la izquierda! Escocia en general y las Highlands en especial están llenas de pequeños rincones y hacer el viaje a tu aire te permitirá disfrutar mejor de las sorpresas escocesas.
 
¿Dónde dormir en Stirling?
Si decides hacer noche en Stirling – no te arrepentirás -. A pesar de ser una ciudad pequeña, la oferta hotelera es bastante amplia, pues hay más de 100 alojamientos, incluyendo hoteles y B&B. 
 
Nosotros recomendamos como alojamiento el Hotel Broomhall Castle, ya que te ofrece la experiencia genuina de alojarte en un auténtico castillo medieval donde también se ofrece un buen servicio gastronómico cerca del centro de Stirling, ¡y a muy buen precio!. No obstante, dejamos abajo el link a los demás alojamientos en Booking:
 
Hotel Broomhall: Booking
Hotel BroomHall Castle.
 
¿Qué ver en Stirling?
Hay bastantes puntos de atractivo turístico en esta ciudad. Todo depende del tiempo del que dispongas. Recomendamos como imprescindibles dos cosas:
 
1. Castillo de Stirling:
Es un castillo del Siglo XII construido sobre la cima de la montaña que se eleva en la ciudad. Para entrar hay que comprar tickets de entrada:
– Entrada estándar: 14’50 libras.
– Entrada para niños (Hasta 15 años): 8’70 libras.
– Entrada senior (A partir de 60 años): 11’60 libras.
En la entrada también entra la posibilidad de visitar Argyll’s Lodging, que es una casa señorial situada cerca del castillo.
 
 
2. Monumento a William Wallace.
La entrada tiene un coste de 9’99 libras. Es un torreón que también está sobre la colina. Con el tiempo ha acabado convirtiéndose en un museo temático sobre William Wallace. 
Conforme vas subiendo pisos te van contando la historia y puedes descubrir cosas tan curiosas como su auténtica espada. Tras subir un total de 246 escalones, llegarás al último piso es una azotea acabada en punta que parece una antorcha abierta. Es un mirador vistas impresionantes, de los lugares más bonitos del mundo. Evidentemente, el verde de escocía y el cielo con nubes y claros siempre ayuda.
 
Estos dos puntos son los grandes esenciales de Stirling. Sin embargo, si cuentas con más tiempo también recomendamos visitar los siguientes lugares:
– Iglesia Holy Rude.
– The Stirling Smith Art Gallery.
– Mote Hill.
– Puente de Stirling.
– Abadía de Cambuskenneth.
– La piedra de las decapitaciones.
– Campus de la Universidad de Stirling.
 

 

Segunda parte: Lago Lomond, Castillo Eilean Donan, Valle de Glencoe, Glenfinnan. 
 
Lago Lomond.
Aunque todos conocemos el Lago Ness por «Nessie», el Lago Lomond es también muy conocido ya que es el más grande de Escocia.
 
Castillo Eilean Donan.
Castillo conocido por películas como «Los Inmortales» y «James Bond», pasear por los alrededores y observarlo desde fuera es una actividad que no debes perderte. Pero también puedes se puede visitar por dentro pagando entrada.
 
El consejo es seguir hacia el norte dirección Glenfinnan y recorrer el Valle de Glencoe, el paisaje de carretera te hará entender por qué los Highlands es una gran opción para hacer un roadtrip. Se alternan pequeños lagos con inmensas montañas, algunas con las cumbres nevadas si vas en invierno; sencillamente espectacular. No hay civilización por ninguna parte. Como parada para comer, está muy bien el bar de carretera «Glecoe Gathering» ya que hacen un fish&chips famoso por su salsa de hierbabuena.
 
Glenfinnan.
Glenfinnan es una pequeña aldea que cuenta con uno de los mayores tesoros: el tren Jacobite que da vida al «Hogwarts Express» de las películas de Harry Potter. Podrás verlo pasar por el viaducto con su peculiar humo y silbato a dos horas concretas: 10:50 y 15:10. Recomendamos estar un rato antes para conseguir plaza de aparcamiento para el coche.
 
Aquí van algunos enlaces por si queréis pasar la noche por la zona antes de llegar a la isla de Skye:
 

 

Tercera parte: Isla de Skye. 
La Isla de Skye o la Isla de las Hadas es uno de los lugares más bonitos de Escocia, y quizás también del mundo. Si buscas visitar castillos impresionantes en un entorno más verde imposible, Skye debería ser una parada casi obligatoria en tu viaje. Esta isla alberga tantas cosas bonitas – entre ellas, una de las mejores puestas de sol del país – que se recomienda dormir más de una noche en ella.
 
¿Cómo llegar a la Isla de Skye?
La isla está unida a el resto de Escocia mediante un puente que se construyó en los 90. Cruzar este puente o coger un Ferry son las dos únicas formas de acceder a la isla. 
 
¿Dónde alojarse en la Isla de Skye?
Para acceder al listado de alojamientos turísticos de la Isla de Skye en Booking haz click aquí. Hay muchos hoteles construidos sobre auténticas casas victorianas y mansiones de época que te harán disfrutar de una experiencia inigualable. 
 
¿Qué ver en la Isla de Skye?
• Fairy pools. Son cascadas de agua del deshielo que han ido formando pozas donde la leyenda cuenta que las hadas decidieron quedarse a vivir. 
• Carbost. Pequeño pueblo de la Isla de Skye. Imprescindible probar la «Ginger beer».
• Castillo y jardines de Dunvegan, perteneciente al Clan Mcleod. Con su visita no solo te enamorarás, sino que descubrirás la importancia de los Clanes en la Antigua Escocia. El precio de entrada es de 7’50 libras por persona y 4 libras por niño.
• Neist point: es un faro que se sitúa al norte de la isla. Para llegar hay que bajar unas escaleras hacia unos acantilados. El faro esta en la punta de un acantilado que es todo verde y ondulante. Desde ahí se puede ver como más atrás el resto de la costa está repleta de acantilados con alguna playa pequeña.
• The Old Man of Storr. Conjunto de cerros que coronan las montañas más altas de la Isla de Skye.
Quiraing. Es un desplazamiento de tierra que genera un precioso valle muy verde. Ideal para caminar por él, y también para simplemente sentarse a contemplar el paisaje y reflexionar sobre las maravillas que tiene la naturaleza.
• Kilt Rock. Recordemos que el «kilt» es la falda típica escocesa. Kilt Rock es una río que desemboca en un acantilado altísimo. Una vista que no te puedes perder.
• Portree. Es el pueblo más grande la isla de Skye, por tanto, es el lugar donde más cosas de ocio podrás hacer – al margen de visitar parajes naturales -. Imprescindible visitar su puerto, repleto de pintorescas casitas de colores.
 Neist Point.
 Dunvegan Castle.
 The Old Man of Storr.
Kilt Rock.
 Portree.
 

 

Cuarta parte: Glasgow.
Aunque la capital de Escocia es Edimburgo, nadie puede obviar el encanto y la importancia de Glasgow; ya que es capital financiera. Glasgow es una ciudad artística donde las haya; mezcla mucho arte urbano con piedra. La catedral y las calles empedradas le dan muchísimo encanto pero hay mucha abundancia de graffitis, que crean un contraste increíble. 
 
¿Dónde alojarse en Glasgow?
    •  Si lo que buscas es vivir una experiencia única. El Sherbrooke Castle es un pequeño castillo encantador habilitado como hotel que te hará viajar a otra época.
 
¿Qué ver en Glasgow?
Como ya hemos dicho antes, Glasgow es una ciudad donde abunda el arte. Así que vale la pena hacer una parada larga si te gustan los museos y los festivales de arte.
– Museo Riverside.
– Museo Kelvingrove.
– Museo People’s Palace.
– Galería de Arte Moderno. 
– Catedral de Glasgow.
– Necrópolis.
– The Lighthouse. 
– Tetería «The Willow»
– Escuela de Arte de la Universidad de Glasgow. 
 
 
Categories: Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *